Viernes, 21 de Julio de 2017
Buscar

EL PROGRAMA IBERCAJA-CAI DE ESTANCIAS DE INVESTIGACIÓN INCREMENTA SU FINANCIACIÓN EN 30.000 EUROS

Las fundaciones Ibercaja y Caja Inmaculada aportan 265.000 euros a la Universidad de Zaragoza para impulsar la investigación y la movilidad de estudiantes

Dos jóvenes doctores han agradecido el respaldo recibido para el desarrollo electrónico de una nueva generación de biosensores así como para el estudio de la formación de las élites en la Baja Edad Media

J.C. Sánchez, J.A. Mayoral, y M. González. De pie: Borja Moliné, Mario Lafuente y Belén Calvo.
J.C. Sánchez, J.A. Mayoral, y M. González. De pie: Borja Moliné, Mario Lafuente y Belén Calvo.

La Universidad de Zaragoza, la Fundación Bancaria Ibercaja y la Fundación Caja Inmaculada han firmado dos convenios de colaboración para fomentar la investigación y la movilidad de estudiantes. Entre las dos fundaciones aportarán 265.000 euros para impulsar el desarrollo social y económico a través de la financiación de proyectos de investigación y estancias en el extranjero.

La presentación ha corrido a cargo del rector, José Antonio Mayoral; el jefe de la Obra Social de la Fundación Bancaria Ibercaja, Juan Carlos Sánchez; y la directora general de la Fundación CAI, María González. 

Al acto  han  asistido además tres jóvenes que en la edición anterior se acogieron a este programa tanto en investigación como en movilidad. Los tres han explicado su experiencia y han valorado cómo les ha ayudado a dar un paso más en el camino para alcanzar sus metas profesionales.

Es el caso de Mario  Lafuente, doctor  en  Historia  Medieval y beneficiario de una estancia en el CSIC en Barcelona, que le ha permitido realizar un estudio de corte biográfico sobre la figura de María de Aragón y Anjou, enmarcado dentro de la nueva Historia Política, que se ocupa de la formación y organización de las élites en la Baja Edad Media. Además, Lafuente ha podido comprobar cómo este caso denota una “burbuja aristocrática”, con poca liquidez frente a otros recursos, como el prestigio y la autoridad.

Por su parte, Belén  Calvo, joven investigadora del Grupo de Diseño Electrónico, del Instituto de Investigación de Ingeniería de Aragón (I3A), ha destacado cómo gracias a este apoyo ha podido trabajar en el desarrollo de instrumentación electrónica para una nueva generación de biosensores capaces de medir parámetros biológicos, como la glucosa, de una forma precisa con tamaño nano y bajo consumo.

El joven  Borja Moliné, estudiante de Derecho ha agradecido la ayuda complementaria para realizar su Erasmus en la Universidad Jaguelónica, de Cracovia, sin la que difícilmente habría podido participar en esta experiencia enriquecedora para conocer de cerca el “sentimiento de interconexión europea”. Borja Moliné ha destacado la importancia de este respaldo financiero así como la sólida formación académica recibida en el campus público aragonés a lo largo de estos años.

Tres programas 

Durante el acto, los representantes de las tres entidades han explicado cómo se concreta esta colaboración a través de tres programas. Dos de ellos están diseñados para impulsar la actividad desarrollada por la comunidad científica permitiéndoles contar con más recursos para llevar a cabo su trabajo. El tercero, por su parte, busca estimular la movilidad internacional de los estudiantes de la Universidad de Zaragoza

El Programa Ibercaja de apoyo al fomento de proyectos de I+D+i para jóvenes investigadores, creado hace dos años, recibirá 50.000 euros y su objetivo es potenciar o estimular proyectos de calidad en líneas nuevas de investigación, desarrollo e innovación de la Universidad de Zaragoza, que carezcan de fondos específicos para tal fin provenientes de otras convocatorias y que sean liderados por jóvenes investigadores con contribuciones científicas relevantes. En sus dos primeras ediciones han participado 48 investigadores.

El Programa Ibercaja-CAI de Estancias de Investigación está destinado a investigadores aragoneses menores de 35 años que vayan a desarrollar estancias breves con fines científicos, con un máximo de tres meses, en centros de investigación europeos. También podrán disfrutar de este programa investigadores extranjeros de prestigio que realicen estancias de investigación en centros aragoneses. Para esta línea se destinará un máximo de 115.000 euros (30.000 más que el año anterior). En la convocatoria del año pasado se beneficiaron de las ayudas 95 investigadores.

Finalmente, hay que señalar el programa de fomento de la movilidad internacional de estudiantes dentro de los programas impulsados por la Universidad de Zaragoza, para el que se realiza la Convocatoria de ayudas complementarias Ibercaja para estudiantes del Programa Erasmus. Para esta línea, de la que 109 estudiantes se beneficiaron el año pasado, se destinarán 100.000 euros.

Desde el año 2000, la Obra Social de Ibercaja viene convocando estas ayudas para Erasmus que han permitido que varias generaciones de universitarios hayan enriquecido su formación académica con estancias en el extranjero. 

La colaboración en este ámbito fomenta la cooperación entre instituciones y enriquece el entorno educativo, lingüístico y cultural de los participantes, contribuyendo a la formación de los futuros profesionales bien cualificados.

 

Comentarios